Responsabilidad social

Declaración sobre la Ley de Esclavitud Moderna

En Targus nos comprometemos a garantizar que nuestro negocio refleje los valores y el respeto que tenemos por los derechos humanos y el medioambiente. En Targus esperamos que nuestros empleados y proveedores obedezcan las leyes y normativas que les exigen tratar a los trabajadores de manera justa, facilitar un entorno de trabajo seguro y saludable, así como proteger la calidad del medioambiente. Targus no tolera la esclavitud moderna en la organización ni en su cadena de suministro. De conformidad con la Sección 54 de la Ley del Reino Unido de Esclavitud Moderna de 2015, Targus facilita la siguiente declaración para demostrar sus esfuerzos y su compromiso por apoyar los derechos humanos mundiales y prevenir los actos de esclavitud moderna.

Estructura y cadenas de suministro

Targus lleva más de 35 años desarrollando soluciones específicas para proporcionar a los clientes las herramientas que necesitan para alcanzar sus objetivos, desde bolsas para portátiles hasta fundas para tabletas, periféricos y bases de conexión universales. Nuestro enfoque orientado al conocimiento, el alcance global y el compromiso con la calidad garantiza que contamos con las habilidades y experiencia necesarias para responder a las necesidades de rendimiento, estilo y protección de nuestros clientes, tanto si se trata de una gran empresa como de una PYME o un particular que necesita hacer su trabajo.

Las operaciones europeas de Targus tienen su sede central en el Reino Unido y los empleados de las entidades afiliadas de Targus se encuentran, principalmente, en Estados Unidos, Canadá, Hong Kong, China y Australia. La cadena de suministro de Targus también es internacional y adquiere bienes y servicios en todo el mundo, incluidos, entre otros, Estados Unidos, Reino Unido, Países Bajos, Canadá, Australia, China, India, Camboya, Hong Kong y Taiwán.

Políticas contra la esclavitud y la trata de personas

Targus tiene una estricta política contra la esclavitud moderna y la trata de personas. Los empleados de Targus aceptan expresamente cumplir con las disposiciones del código de conducta y de la política anticorrupción. El código de conducta y la política anticorrupción de Targus describen lo que esperamos de todos nuestros empleados y prohíben, entre otras cosas, la discriminación, el incumplimiento de las leyes y normativas vigentes y el trato inadecuado con los proveedores. Targus ofrece la Línea directa corporativa y de integridad que ayuda al departamento de Recursos Humanos y otros altos cargos a investigar las cuestiones que preocupan a los empleados.

Targus exige a sus proveedores el compromiso de llevar a cabo sus negocios de conformidad con las normas de ética empresarial y derechos humanos. Targus exige que todos los posibles proveedores de sus productos suscriban el código de conducta de proveedores, por el que se comprometen a cumplir las leyes y normativas aplicables sobre prácticas comerciales justas y éticas, trabajo forzoso, trabajo infantil, acoso o abuso, no discriminación, salud y seguridad, libertad de asociación, horarios de trabajo, salarios y prestaciones, así como el cumplimiento de las normas medioambientales en cada país en el que operan. Targus exige este compromiso antes de iniciar su proceso de auditoría para la incorporación de proveedores, que se utiliza para investigar y verificar el compromiso del proveedor potencial contra la esclavitud moderna y la trata de personas.

Procesos de diligencia debida y de evaluación y gestión de riesgos

Las relaciones de Targus con los proveedores se basan en prácticas legales, socialmente responsables y justas. Esperamos que nuestros proveedores obedezcan las leyes y normativas que les exigen tratar a los trabajadores de manera justa, facilitar un entorno de trabajo seguro y saludable y proteger la calidad del medioambiente.

Targus obliga a los proveedores por contrato a certificar el cumplimiento de sus normas de cumplimiento social corporativo, incluidas en las directrices de gestión de proveedores. Estas normas exigen que los proveedores no recurran al trabajo forzoso, penitenciario o en condiciones de servidumbre, ni sometan a los trabajadores a ninguna forma de coacción o coerción. Los proveedores de Targus están obligados a imponer las mismas normas a sus proveedores y subcontratistas.

Targus dispone de un programa para verificar el cumplimiento de estas normas por parte de los proveedores, que incluye auditorías iniciales in situ de las fábricas de los proveedores realizadas por personal de Targus capacitado en técnicas de auditoría para reconocer e informar del incumplimiento de las expectativas. La auditoría de responsabilidad social y medioambiental de Targus investiga el cumplimiento de las leyes vigentes en materia de trabajo y salarios, trabajo infantil, trabajo involuntario, no discriminación, prácticas comerciales justas, salud y seguridad de los trabajadores y cumplimiento medioambiental. Además, Targus lleva a cabo auditorías intermitentes y puntuales de sus proveedores y exige el acceso a dichas inspecciones en sus acuerdos de suministro.

Para garantizar la responsabilidad interna, el personal de abastecimiento de Targus sigue la práctica de mantener los «ojos siempre abiertos», en virtud de la cual se espera que todo el personal relevante identifique situaciones preocupantes en materia de medioambiente, laboral y de salud y seguridad, incluidas las cuestiones relacionadas con la trata de personas y el trabajo forzoso, y que informe de, e investigue, todas las sospechas de conducta indebida en todos los proveedores a nivel mundial.

Los proveedores que no cumplan con las expectativas de Targus deberán tomar medidas correctivas de forma inmediata. El personal de Targus realiza inspecciones in situ para asegurarse de que el proveedor implementa todas y cada una de las medidas correctivas. La no implementación de tales acciones dará lugar a la anulación de la relación del proveedor con Targus. Los empleados que incumplan las políticas de Targus estarán sujetos a medidas disciplinarias que podrían llegar hasta el despido.

Capacitación y medidas adoptadas para hacer frente a la esclavitud moderna

Targus espera que todos sus empleados comprendan y cumplan el código de conducta y la política anticorrupción. Targus continúa ofreciendo capacitación a los empleados sobre el código de conducta cuando se incorporan a la empresa.

Además de las acciones de diligencia y auditoría anteriormente descritas, Targus prevé impartir una capacitación interna sobre esclavitud moderna y trata de personas durante el próximo ejercicio fiscal. Dicha capacitación ayudará a los empleados a vigilar el cumplimiento de los proveedores y comprender mejor el código de conducta para proveedores.

La firma de Mikel H Williams

Mikel H. Williams

Director

 

La presente declaración es aplicable y ha sido aprobada por Targus Europe Limited y Targus Group (UK) Limited para el ejercicio fiscal que concluye el 30 de septiembre de 2019.